La huelga como síntoma de esperanza

Quiero escribir un texto para que lo leas y, si dudas, te animes a hacer huelga este jueves 29 de marzo de 2012. Lo empiezo y no tengo claro de por dónde quiero ir. Argumentos y pasión no me falta. El título ya lo he puesto. Creo que la huelga, como expresión colectiva de nuestras ganas de cambiar el estado de las cosas, es un síntoma de esperanza.

Y nos hace falta. Como sociedad, como colectivo humano, como seres vivos. Necesitamos esperanza para afrontar lo que nos viene. Necesitamos un soplo de rebeldía popular que nos acompañe durante tiempo, como supuso el 15-M, hacia la construcción de alternativas, sí, pero también para dejar de cavar para salir del pozo.

Empiezo, pues, por este proverbio chino: “Para salir del pozo, lo primero que hay que hacer es dejar de cavar”. Sabemos que algo no va bien. Todas lo sabemos. Basta con salir a la calle, o al campo, para ver que algo no funciona. Los síntomas de la enfermedad de estos tiempos son variados: desempleo, apatía, insolidaridad, pobreza, desigualdades, contaminación, pena… lo podemos llamar crisis, capitalismo, modelo o sistema. Esto no funciona, esta organización del mundo no nos hace felices y no permite que vivamos en condiciones dignas para disfrutar de la existencia. Por tanto, hay que cambiar. A otra cosa.

Para empezar, podemos dejar de cavar. ¿Y qué mejor expresión para dejar de cavar que una jornada de huelga general?

Un día entero sin trabajar, sin obedecer órdenes, sin consumir, junto a la gente que quieres y con la que luchas, con tus compañeros del tajo o con las de tu grupo de afinidad. 24 horas así, al menos, puede dar mucho de sí. Nos puede ayudar a escucharnos, a compartir y a entendernos. A reflexionar sobre qué estamos nutriendo y qué podríamos cambiar para mejorar la situación actual.

Podemos encontramos sin las ataduras propias de un sistema que en si mismo es el causante de nuestras penas. Y, al mismo tiempo, con la Huelga, le damos donde más le duele: en lo económico, en la producción, en el crecimiento infinito. Al menos, por un día, demostramos que si nosotras paramos, todo para. Y que es posible el cambio que queremos, ya que “el capitalismo” es un tinglado muy bien montado para que unos pocos decidan y se forren a costa de todo lo demás. Pero si paramos, no se sostiene.

Quiero ser breve, porque es mucho el flujo de información al que nos vemos sometidos. Acabaré expresando mis razones de por qué el Jueves 29 de marzo no trabajaré, haré Huelga y, además, participaré activamente, antes, durante y después, de propuestas colectivas que extiendan la rebeldía y las alternativas.

El 29M haré Huelga porque veo cómo está el mundo y me da mucha pena. Porque hemos vivido una época de la Historia, de unas pocas décadas, formando parte de un sistema construido a base de la esquilmación de la naturaleza y del uso para todo del petróleo, una energía súperpotente y útil que estamos acabando. Porque creo que estamos en una nueva era, el Antropoceno, donde todo lo que hay en la Tierra está sometido al dictado de un sistema que sigue buscando el lucro de unos pocos, y se basa en desigualdades intolerables, en la muerte, el hambre y el dolor de millones de personas y animales. Porque ya estamos viendo que los que manejan el cotarro y han fomentado este capitalismo caníbal nos están imponiendo nuevas medidas para mantener sus privilegios, esta vez a costa de cuestiones que consideramos muy importantes, como el derecho a la salud o a la educación.

Pero más allá de todo eso, el 29 haré Huelga porque creo que todavía hay esperanza y el próximo jueves puedo mostrarme, de nuevo, y aportar mi granito de arena. Porque más allá de mi razonable preocupación, parafraseando a Gramsci, me puede el optimismo de mi voluntad. Y el de la tuya. Y el de tantas más.

A mí no me engañan más. Yo el 29-M haré Huelga.

Nota final: como casi siempre, he dejado para el final escoger la imagen para ilustrar el texto. Sobran las palabras. Pase lo que pase, conservaré a la alegría hasta el final. La alegría revolucionaria, que dicen algunos, no me la arrebatarán fácilmente.

You may also like...

13 Responses

  1. fede dice:

    No estoy en todo de acuerdo contigo, sobre todo en la utilidad práctica y concreta de la huelga para mejorar la situación de quien necesita un empleo ya, ahora, más que conservarlo o mejorar espectativas. Pero tu mensaje me ha llenado, porque es claro, vivo, radical, radiante, sencillo, porque brota del corazón. Un rayo de esperanza sobre el ser humano.

  2. Sami dice:

    Gracias Nacho por compartir tus reflexiones de forma tan clara y sincera 🙂 Ojala esto se pudiera arreglar parando uno o cien días, pero me da que al final tendremos que salir a la calle con otros humos y mas gasolina

  3. laenredadera dice:

    Gracias, Sami y gracias Fede,
    me gustan vuestros comentarios, ya que muestran dos aspectos más de los que yo expreso en este texto que he “vomitado” hace un rato.
    Que paséis un buen día,
    nacho

  4. Daniel de Culla dice:

    Sea ante todas las cosas la Huelga. Pero ¿ sabe a ciencia cierta el chico o grande,anciano o mozo, cura o paisano, ama de casa o de cría, oficinista o limpiadora lo que es la reforma laboral?
    La corrupción ilustra a la nación y ya algunos piden una Academia de Corruptelas. Y, cuidado, que me dice mi amigo Platón que el gallo y la gallina alzan el cuello cuando se les despluma-

  5. cris dice:

    Nacho,hermoso impulso,claro que si,a expresarnos…..
    la alegria rebolucionaria
    el arte
    la cultura
    mirarnos a los ojos las unas a los otros ,
    dejar la indiferencia
    ………………..
    por aqui ya empieza una buena lucha
    una huelaga ya es un punto de partida , de ahi germinan unas semillas…………….
    echarnos una mano y que no sea al cuello
    y despues va el siguiente paso………..
    y el siguiente…………….
    con humos ,sin humos con o sin gasolina,………..
    ya veremos, muchas personas ,muchas mentes,corazones………..la paleta es amplia
    un besote muy grande!

  6. Mariquilla dice:

    Yo siento que la sociedad esta como el agua hirviendo y la ebullición se produce en forma de huela.
    Al principio tenía la impresión de que habia sido impuesta de los de arriba pero a la izquierda, porque a mi el 29 jueves, me pilla muy mal! Pero después de hablar con las compañeras y con las vecinas comprobé que estaba en un error, satisface a una necesidad no cumplida, y gracias a las redes sociales que hemos ido tejiendo desde el 15M espero que sea un éxito! Se ha anunciado con poco tiempo la fecha, sí vale, pero es que el pueblo llevaba muuuchooo tiempo soñando con ella.
    Y cada persona tiene motivos que le llegan más que otros, indiscutiblemente, no somos robots fabricados en serie.

  7. Peña Martínez dice:

    Me ha encantado tu reflexión, la he enviado a otras personas. Gracias por escribirla y compartirla.

  8. laenredadera dice:

    Gracias Peña, Mariqulla, Daniel y, especialmente, Kris por vuestras palabras.

    Alegra saber que estamos enredadas y, cada cual en su lugar, dando pasicos hacia el cambio deseado. ¡Sigamos aglutinando, que nos hace falta!

    Abrazos,
    nacho

  9. Rober dice:

    Nacho:
    Dicen que la solidaridad es la ternura de los pueblos y aunque acá en México son muchos y otros nuestros problemas, también padecemos el neoliberalismo (es decir la ideología que sustenta al capitalismo) en sus expresiones represivas, despectivas y violentas. Aún así, va un abrazo solidario, fuerte, tierno y esperanzador a los compas ibéricos que resisten dignamente el acoso del capitalismo caníbal.

  10. laenredadera dice:

    ¡Toma ya, Rober! ¡Viva esta conexión con el México rebelde!
    De norte a sur, de este a oeste,
    la lucha sigue, cueste lo que cueste.
    Mucha alegría tus palabras,
    abrazo,
    nacho

  11. MªPilar Laguardia dice:

    Gracias Nacho x tu fuerza x tu optimismo que nos hace tanta falta…. que no te canses de empujar. abracicos desde los SAUCES.

  12. Thais dice:

    “la alegría revolucionaria, no me la quitarán fácilmente”… Como me gusta. Alegría y entendimiento

  13. laenredadera dice:

    Se agradecen vuestros comentarios y que os acerquéis a este pequeño archipiélago que teje un nodo más de rebeldía hacia el cambio que queremos.

Deja un comentario